EL PASTOR COMO GANADOR DE ALMAS

Rev. José L. Molliner, Presidente; Conferencia de Pastores; Asociación Bautista de Miami

Muchas son las excusas que podemos usar para evadir el asunto:

*      Las ovejas son las que se tienen que reproducir.
*      Nosotros como pastores solo tenemos que ayudarlas para que se reproduzcan.
*      Nuestra principal responsabilidad tiene que ver con la Palabra, su estudio y la predicación de la misma.
*      Tenemos un sin número de tareas que van desde las administrativas, las de liderazgo, consejería, visitación a enfermos, etc., que no nos da margen para ganar nuevas almas para Cristo.
*      A todas estas puede sumarle las que usted mismo tiene para evadir su responsabilidad como ganador de almas.

Despertar la pasión por almas en usted mismo:
*      Doble sus rodillas y hable con Dios.
*      Hágase un autoanálisis de lo que usted está haciendo en este sentido.
*      Impóngase metas personales en este sentido (ejemplo de Moody).
*      Si necesita ayuda o instrucción en este sentido: BÚSQUELA.
*      Hable con otros colegas que usted crea que tengan esta pasión y éxito en la tarea.
*      Escoja a 3 o 5 (no más de 5) miembros de su iglesia, a los que pueda inyectar de esta pasión para que juntos puedan convertirse en GANADORES DE ALMAS. Comprométalos a hacer lo mismo que usted; evalúe con ellos los éxitos y fracasos.

Despierte la pasión de almas en toda su iglesia
*      Rete a su personal, ministros y diáconos a ganar a un perdido cada mes o trimestre.
*      Rete a su Concilio (Líderes de todos los departamentos o comités de la iglesia) a que se comprometan a ganar a un perdido cada mes o trimestre.
*      Rete a TODA SU IGLESIA a ganar almas para Cristo:
Ø  Un testimonio de tarea realizada por un ganador de almas (cada tercer domingo).
Ø  Un testimonio de conversión por un nuevo creyente (cada segundo domingo).
Ø  Un testimonio de la familia que ha sido testigo del cambio en el convertido (cada tercer domingo).
Ø  Ponga de rodillas a toda la iglesia para que la use en ganar almas (cada cuarto
domingo).
*      Imponga metas de bautizos de los nuevos creyentes cada dos o tres meses.

De no tener éxito inicialmente con los suyos, haga lo siguiente:
*      Traiga una vez al mes al menos, el testimonio de una iglesia vecina que esté teniendo éxito en la tarea.
*      Si es posible invite a un alcanzado por esa iglesia para que venga y comparta lo que esa iglesia hizo por él para alcanzarlo para Cristo.
*      Si es posible traiga a la familia de ese convertido para que testifique sobre el beneficio que ha traído a la familia el cambio en el recién convertido.
*      Utilice ese ejemplo para retar a los suyos en hacer lo mismo.


Rev. José L. Molliner
Presidente
Conferencia de Pastores
Asociación Bautista de Miami
        

Comentarios