DISIPULOS QUE VIVEN COMO SI CRISTO NO HUBIESE RESUCITADO

 —¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no has sabido las cosas que en ella han acontecido en estos días? Lc. 24:18


I.             CAMINANDO Y HABLANDO CON CRISTO SIN RECONOCERLE (v 12 -  - “Mas los ojos de ellos estaban velados, para que no le conociesen.” v.12-25

1.    Ellos estaban caminando con Cristo sin reconocerle
Estos discípulos que iban camino a la ciudad de Emaús estaban viviendo una verdadera religión cristiana. 13Dos de ellos iban el mismo día a una aldea llamada Emaús, que estaba a sesenta estadios de Jerusalén. 14Hablaban entre sí de todas aquellas cosas que habían acontecido. 15Y sucedió que, mientras hablaban y discutían entre sí, Jesús mismo se acercó y caminaba con ellos. 16Pero los ojos de ellos estaban velados, para que no lo reconocieran.
1.  Es algo muy común encontrarse con gentes que claman ser cristianas pero sus corazones están lejos de Dios.  Son muchas las personas que van a las iglesias hoy en día y creen que están caminando con el Señor cuando en verdad están lejos de ello.
2.  Al igual que estos discípulos a menudo caminamos con el Señor sin conocerle.  Y con esto quiero decir que caminamos una vida religiosa en la cual Cristo esta en nuestros hogares, pero en teoría, en practica vivimos y le ignoramos como si Cristo no estuviera presente.
3.  Para esos discípulos, Cristo y todo lo que ellos habían vivido y experimentado había pasado a ser una religión en la cual Cristo es una incógnita.  Si una incógnita, o algo que no podemos entender.  Cristo, para esto discípulos que caminaban hacia Emaús, Él era una creencia más.  Cristo no era mas que un personaje mas en la historia.
4.  Hermanos, su en nuestros hogares no celebramos cultos de oración, no oramos con nuestros hijos e hijas; no somos fieles en la iglesia; no nos envolvemos en las labores misioneras; no asistimos a los cultos de oración o de adoración, caminamos entonces en el tipo de religión que esos discípulos caminaban.

2.    Ellos estaban hablando con /de Cristo sin reconocerle.
17Él les dijo: —¿Qué pláticas son estas que tenéis entre vosotros mientras camináis, y por qué estáis tristes? 18Respondiendo uno de ellos, que se llamaba Cleofás, le dijo: —¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no has sabido las cosas que en ella han acontecido en estos días? 19Entonces él les preguntó: —¿Qué cosas? Y ellos le dijeron: —De Jesús nazareno, que fue varón profeta, poderoso en obra y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo; 20y cómo lo entregaron los principales sacerdotes y nuestros gobernantes a sentencia de muerte, y lo crucificaron. 21Pero nosotros esperábamos que él fuera el que había de redimir a Israel. Sin embargo, además de todo, hoy es ya el tercer día que esto ha acontecido. 22Aunque también nos han asombrado unas mujeres de entre nosotros, las cuales antes del día fueron al sepulcro; 23como no hallaron su cuerpo, volvieron diciendo que también habían visto visión de ángeles, quienes dijeron que él vive. 24Y fueron algunos de los nuestros al sepulcro, y hallaron, así como las mujeres habían dicho, pero a él no lo vieron.
1.  Estos discípulos también estaban hablando con Cristo exactamente de la misma forma en que nosotros oramos cuando hablamos con el Señor.  Hablamos con el y le contamos todo lo que esta pasando cuando en nuestros corazones lo que existe no es mas que un sentimiento de que Dios no nos escucha.
2.  Estos discípulos estaban hablando con Cristo, pero no lo podían ver ni experimentar como el único que les podría dar consuelo.  Que triste ver tantos cristianos así.  Ellos hablan de religión, pero Cristo no esta en el corazón de ellos.
3.  Estuvimos hablando con cierta persona a la cual le hemos hablado de Cristo en varias ocasiones.  Yo personalmente le hable muchas veces.  Y respuesta siempre fue que creía.  Sin embargo, Cristo dijo; “por sus frutos los conoceréis;” y desafortunadamente esa persona no pasa el examen de Cristo.
4.  A esta persona se le murió su hija en su país hace unos días y no pudo ir a ver a su familia.  Hablando con esa persona, el pastor le dijo que buscara del Señor quien era el único y mejor consuelo a lo que la persona respondió que si, “eso mismo estoy haciendo,” y añadió, “sin el no podemos.”
5.  Esa persona  tiene razón, pero desgraciadamente eso no es mas que un lenguaje religioso.  Cuando a Cristo se le tiene como una persona viva en medio nuestro, entonces nuestro comportamiento cambia.

II.            PREDICANDO DE CRISTO SIN CONOCERLE.
17Él les dijo: —¿Qué pláticas son estas que tenéis entre vosotros mientras camináis, y por qué estáis tristes? 18Respondiendo uno de ellos, que se llamaba Cleofas, le dijo: —¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no has sabido las cosas que en ella han acontecido en estos días? 19Entonces él les preguntó: —¿Qué cosas? Y ellos le dijeron: —De Jesús nazareno, que fue varón profeta, poderoso en obra y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo; 20y cómo lo entregaron los principales sacerdotes y nuestros gobernantes a sentencia de muerte, y lo crucificaron. 21Pero nosotros esperábamos que él fuera el que había de redimir a Israel. Sin embargo, además de todo, hoy es ya el tercer día que esto ha acontecido. 22Aunque también nos han asombrado unas mujeres de entre nosotros, las cuales antes del día fueron al sepulcro; 23como no hallaron su cuerpo, volvieron diciendo que también habían visto visión de ángeles, quienes dijeron que él vive. 24Y fueron algunos de los nuestros al sepulcro, y hallaron así como las mujeres habían dicho, pero a él no lo vieron.

A.   Ellos hablaban de Cristo, pero no le conocían en verdad.

1.    Varón Profeta:
Cuando no creyeron en su profecía de resurrección.
2.    Poderoso en obra y en palabra:
Ellos supuestamente conocieron a Jesús de cerca.  Le vieron hacer milagros.  Sin embargo, no creyeron tanto como ellos pensaron.  De hecho, cuando no sentían descansados en sus promesas.

III.          CAMINANDO EN LA VIDA COMO SINO HUBIESEMOS SIDO REDIMIDOS. - “Pero nosotros esperabamos que el era el que habia de redimir a Israel: y ahora, ademas de todo esto, hoy es ya el tercer dia que esto ha acontecido.”v.21

1.    La teología “nosotros esperábamos ser redimidos”
1.  Estos disípalos estaban caminando hacia Emaús con una teología errónea.  Ellos tenían la “teología” o lo que es decir “el principio teológico o del estudio doctrinal de Dios” más negativo que pudiera tener una persona cristiana.
2.  Ellos creían que no eran salvas.  Estos discípulos estaban caminando y hablando sobre una religión que estaba basada en una salvación incompleta.  Ellos pensaban que no habían sido redimidos.
3.  En otras palabras, la salvación que por siglos y siglos el pueblo de Israel tanto había esperado y añorado; y que parecía que iba a ser finalmente alcanzada con Jesús Cristo, había sido destruida.  TAL REMISION HABIA SIDO UN FIASCO.
4.  Lo que estos discípulos no sabían es que ese Cristo que ellos daban por muerto ya les había redimido.
5.  Pero hablamos de “ser redimidos” sin entender que es ser redimidos.  Redimir significa rescatar mediante un pago.  En otras palabras, estos discípulos estaban esperando que Cristo los liberara a ellos mediante un pago muy valioso.  Ellos no habían entendido que Cristo es el que vino a “Pregonar libertad a los cautivos,” y a “poner en libertad a los oprimidos.” Luc. 4:18
6.  ¿Estamos en problemas? – Él ya nos redimido. El pago por nuestros pecados.  Como es posible que vivamos una vida supuestamente de cristianos o de discípulos de Cristo cuando aún no gozamos de la libertad que Cristo nos dio con su muerte en la cruz.

2.    La prueba del tiempo en esta teología de la remisión.
1.  Estos discípulos estaban muy sentidos por todo lo que había pasado y se lamentaron de que ya hacían tres días que Cristo estaba muerto.  Sin embargo, ellos lo que estaban es pasando por la prueba del tiempo.
2.  Hay ocasiones en que pensamos que vemos que los días, las semanas, los meses, el tiempo pasa y pasa Y NO VEMOS SOLUCION A NUESTROS PROBLEMAS.
3.  Estos discípulos pensaban que ya todo se había acabado con la cruz.  Lo que ellos no sabían es que con la cruz es cuando todo empezaba.
4.  Cuando nuestros problemas parezcan que no tienen solución tenemos que pensar que Cristo está haciendo su obra.  Puede ser que no la veamos ahora, pero algún día la veremos

IV.          LA GRAN RESPUESTA A LOS DISCÍPULOS QUE VIVEN COMO SI CRISTO NO HUBIESE RESUCITADO.
25Entonces él les dijo: —¡Insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho! 26¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas y que entrara en su gloria?
27Y comenzando desde Moisés y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían.


1.    Cristo les llamo insensatos. Para Cristo una persona que no sepa lo que dicen las escrituras es un insensato.

2.    Cristo ve en su obra una necesidad.
El problema más grande de muchas gentes hoy es que ellos no ven en Cristo y en sus sufrimientos una necesidad y por tal motivo viven como de camino a Emaús.
Cuando nosotros venimos a la iglesia y no hacemos la voluntad de Dios, la cual es seguir sus ordenanzas, incluyendo el bautismo, la cena, unirse a la iglesia, ir y predicar el evangelio, vivir una vida de testimonio mediante la cual expresamos que somos “nacidos de nuevo.”  Entonces, solo así podremos caminar en esta vida viendo en verdad.
Puede ser que hallan personas aquí en esta tarde que estén caminando en la vida de esa manera, pensando que todavía no son salvos.  Para ustedes hay un gran mensaje en esta historia.  Clamen a Dios para que él les habrá los ojos y puedan ver que el ya pago por vuestros pecados.  Ya él ha hecho que andemos en esta vida como salvos y redimidos.  Él nos compró con su sangre cuando murió en la cruz.

V.           PARA CAMINAR CON JESUS COMO DE SER Y ENTONCES

1.  Hay que insistir por la presencia de Cristo (Hemos de buscar que Jesús entre en nuestros hogares.  - 28Llegaron a la aldea adonde iban, y él hizo como que iba más lejos. 29Pero ellos lo obligaron a quedarse, diciendo: —Quédate con nosotros, porque se hace tarde y el día ya ha declinado. Entró, pues, a quedarse con ellos.

Ahora ellos tenían una verdadera experiencia que contar – la experiencia del Camino a Emaús

2.  Hay que ser ministrados por Cristo
30Y aconteció que, estando sentado con ellos a la mesa, tomó el pan, lo bendijo, lo partió y les dio. 31Entonces les fueron abiertos los ojos y lo reconocieron; pero él desapareció de su vista. 32Y se decían el uno al otro: —¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino y cuando nos abría las Escrituras?33Levantándose en esa misma hora, volvieron a Jerusalén; y hallaron a los once reunidos y a los que estaban con ellos, 34que decían: —Ha resucitado el Señor verdaderamente, y ha aparecido a Simón.35Entonces ellos contaron las cosas que les habían acontecido en el camino, y cómo lo habían reconocido al partir el pan.

Ahora ellos podían decir que Jesús les había ministrado como resultado le reconocieron

INDICE DE TEMAS Y ASUNTOS

Apuntes Teológicos Apuntes tomados de libros Apuntes y Bosquejos de Sermones Avivamiento Ayuno Baile y Danza Bautismo Benjamín Franklin Biblia en Audio (RV/1960) Bibliología Bosquejo de 1 Tesalonicenses Buenas Obras Caida de la Gracia Caminemos con Cristo Células de Oración Charles H. Spurgeon Chisme Cielo Codicia Compromiso Comunicación Conferencias Confesion Confesión Cruz Cuba Daniel Datos interesantes David David Wilkerson David y Goliat Davo Depresión Desaliento Desobediencia Día de las madres Día de los Padres Diáconos Diez Mandamientos Diezmos y Ofrendas Diluvio Disciplina Discipulado Discriminación Doctrina Dones y Talentos Edén El régimen nuevo del Espíritu Elección Elías Epistola a los Galatas Escatología Esclavitud Escrituras Escuela Biblica de Verano Esperanza Espiritu Santo Estadisticas Estudios Bíblicos Etica Eva Evangelios Evangelismo Exodo Ezequiel Facebook Familia Fe Filemón Filosofía Fin de Año Finanzas Génesis Gozo y alegría Gracia Gráficos Gran Reseteo o Reinicio Gratitud Habla del cristiano Heb.10:19-25 Hechos 16:9 Hechos 8:36 Historia del A.T Huracán Iglesia local Infierno Injusticia Inmigración intercesion Ir a la Iglesia Isaías Isaías 53:1-7 Jardin del Eden Jeremías Jonas Jovenes Jueces de Israel Justicia Humana Juventud Koinonia La lengua Lake Yale Conference Center Lavar los Pies Lepra Libertad Libro de los Salmos Libros de la Biblia Liderazgo Luis Manuel Gonzalez Pena Lutero Madres Mateo 18:15 Matrimonios Matrimonios y Familia Meditaciones Membresía Ministerio Pastoral Ministerios de Jovenes Misericordia Misiones Moises Motivos de oración Muerte Muerte de Cristo Navidad Nehemias Nicodemo Noé Nuevo Nacimiento Obediencia Oración Pampano Pandemia Para Pastores Parabolas Pastor Noel Fleites Paz Perdon Perdón Poesías Política Predestinación Preguntas al Pastor Principe de Paz Problema del Mal Promesas Pruebas Racismo Rahab Rapto Reconciliación Reforma Restauracion Resureccion Resurrección Romanos Rut Salmo 46 Salmos Salvacion Salvo siempre salvo Sanidad Sara Segunda Venida de Cristo Semana Santa Serie Serie Avivamiento 3000 Serie de Sermones Serie de Sermones sobre Nehemías Serie los Cuatro Pilares de la Primera Serie: Algunas Características claves de un Discípulo Consagrado Serie: Caminando con Cristo Serie: El Profeta del Rio Serie: No Camines en Vano Sermón de las Siete Palabras Sermones servicio Sigmund Freud Someterse Sufrimiento y Persecución Templo de Salomon Teología Terremotos Testificar Testimonios Trabajo en Equipo Tribulación Trinidad Tumba de Cristo Vid Vida Cristiana Videos Videos de Cantos Inspiracionales que recomiendo Vino Voluntad de Dios Zaqueo
Mostrar más