EL MENSAJE DE REDENCION (ANA PROFETISA QUE AGRADECÍA Y HABLABA DEL NIÑOS)

Dr. Israel Cordoves 

Serie tres encuentros navideños que han de marcar nuestras vidas 

“Ésta, presentándose en la misma hora, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos.” Luc. 2:38
Pasaje Bíblico: Lucas 2:22–35 (RVR95EE): Presentación de Jesús en el Templo
INTRODUCCION: Continuamos hoy esta miniserie sobre los “Tres encuentros navideños que han de marcar nuestras vidas para siempre.” El primer sermón fue, EL MENSAJE QUE MARAVILLA (Los pastores) “Al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño. 18 Todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían. Lu. 2:17-18. El segundo sermón fue, LO TOMÓ EN SUS BRAZOS (Simeón), “ “…él lo tomó en sus brazos y bendijo a Dios, diciendo:  29 «Ahora, Señor, despide a tu siervo en paz, conforme a tu palabra,  30 porque han visto mis ojos tu salvación,  31 la cual has preparado en presencia de todos los pueblos;  32 luz para revelación a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel». Luc. 2:28b-32.
Hoy veremos un tercer encuentro navideño, EL MENSAJE DE REDENCION (ANA PROFETISA QUE AGRADECÍA Y HABLABA DEL NIÑOS)   

     I.        Las Navidades verdaderas se manifiestan en una vida de consagración constante 

1.    El tiempo indicado, 36 Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser,…”
2.    Para Servir al señor no hay edad (Nunca es tarde si la dicha es buena): “…e edad muy avanzada.”
3.    Las pruebas de la vida no frenan la fidelidad y la constancia por el Señor: “Había vivido con su marido siete años desde su virginidad, 37 y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del Templo,…”
4.    Este encuentro navideño nos recuerda que necesitamos enfocarnos en la vida Cristiana:
1)    Sirviendo a fuera y fuera de tiempo: “…sirviendo de noche y de día…”
2)    Alimentándonos espiritualmente: “con ayunos y oraciones.”  

    II.        Las Navidades son un encuentro con El Niño manifestado en una vida de agradecimiento  

1.    Meditemos en las navidades, que un encuentro con el Niño Jesús es resultado de la Gracia de Dios quien nos pone en donde él quiere que estemos, lo cual es motivo de agradecimiento: Ésta, presentándose en la misma hora…”
2.    Meditemos en las navidades, que un encuentro con el Niño Jesús tiene que resultar en una actitud de gratitud, “…daba gracias a Dios.”
 

  III.        Las Navidades son un encuentro que resulta en el mensaje de redención   

1.    El niño Jesús es el mensaje que todos esperan: “…y hablaba del niño a todos…”
2.    El niño Jesús es el mensaje de redención:  “los que esperaban la redención en Jerusalén.”