PRINCIPIOS BASICOS PARA LA VIDA EN LA IGLESIA

Subtitulo: HOMOTHUMADON 

Desde un principio el pueblo de Dios fue diseñado para trabajar juntos de una manera unánime… Cuando llegó el mes séptimo, y los hijos de Israel ya estaban en las ciudades, el pueblo se reunió como un solo hombre en Jerusalén. Ezdra 3:1

Introducción
Cuando hablamos de música, hablamos de arte.  Hablamos también de los grandes músicos y cantantes del mundo.  Hablamos de Caruso, por ejemplo, capaz de romper una copa de cristal en un teatro con tan solo aguantar una copa de vino vacía a solo unas pulgadas de la boca. 
También nos acordamos de los grandes compositores como Betoven y su 9na Sinfonia, Mozart, Shaikosky, y otros. Cuando hablamos de la música sacra, nos acordamos de Händel y su gran obra El Mesias y nos admiramos de que la compuso en unas pocas semanas. Otros, cuando hablan de música, hablan de la Salsa, el Mambo, la musica guajira o de campo, el Guaguancó, el rap, el Jazz, y otros estilos.  Y cuando hablan de esa música, lo hacen con orgullo, un orgullo único porque se identifican con esa música.  Si, puede ser que a alguno de nosotros no nos gusten ciertos estilos de música.  Sencillamente, nos llama la intención el misterio musical en el cual la combinación de tonos, notas, y espacio, o como se conoce en la música, el pentagrama musical, elaboran la armonía que nosotros oímos y que le llamamos música.
La Iglesia es exactamente como una pieza musical.  Una pieza que tiene que estar en perfecta armonía para que la música de Dios sea escuchada por cada ser viviente de este universo, sean gentes, ángeles, demonios, pero sobre todo Dios.  Cuando nosotros salgamos por esa puerta hoy, si no salimos en armonía o dispuestos a buscar la armonía divina que a de haber en la Iglesia, la orquesta del Dios vivo, no seremos entonces otra cosa que una casa de profanadores de mentira.  Viviendo en los tiempos del Antiguo Testamente, cuando las gentes iban al templo para hacer Sacrificio de expiación por sus pecados, pero al poco rato, ya estaban embarrados en el lodo otra vez, violando la ley de Dios, mintiéndose unos a otros, hiriéndose, engañándose y golpeándose. Cristo, nos ha constituido Iglesia, y lo ha hecho con una razón.  Ser una comunión de creyentes y discípulos.  Ser una Ecclessia, que significa ‘llamados hacia afuera.’  Jesús, podía haber utilizado otra palabra, sin embargo él nos llamó Iglesia.
La Biblia utiliza una palabra que se traduce como unánimemente, juntos, o de un mismo sentir.  Es una palabra que aparece en el Griego del N.T 12 veces, y 10 de esas 12 veces tiene que ver con la comunidad de los creyentes o la Iglesia. La palabra es homothumadon (ὁμοθυμαδόν), una palabra compuesta por dos vocablos: homo que significa unísono; y Thumadon, que tiene su origen en la idea de “apresurarse juntos”.   Muchas traducciones han escogidos, “de una misma mente,” porque tiene que ver con pensar de la misma manera. Homothumadon es ese vocablo musical, que el Espíritu Santo utilizó para que entendiéramos lo que es la iglesia. Básicamente, homothumandon significa un “tono unísono.”  la imagen es a casi musical; y un numero de notas, aunque diferentes, se escuchan en harmonía. El Espíritu Santo, proponemos en este sermón, es el director que hace que juntos, todos los miembros de la iglesia suenen el instrumento ‘Iglesia’ produciendo un sonido agradable para el Señor.
Quisiera en este sermón proponer cuatro principios relacionados con esta palabra que nos ayudaría ser la iglesia unánime que el Señor espera de nosotros…

             I.      Principio # 1: Unánimes en la Oración
Hechos 1:14 Todos éstos perseveraban unánimes en oración junto con las mujeres y con María la madre de Jesús y con los hermanos de él.
  • Este es el primer principio para estar en armonía – LA ORACION
  • Todos tienen que participar de la oración. En la iglesia de Cristo, desde un principio, la oración era actividad de todos…

          II.      Principio # 2: Unánimes en el Templo
Hechos 2:46 Ellos perseveraban unánimes en el templo día tras día, y partiendo el pan casa por casa, participaban de la comida con alegría y con sencillez de corazón,
A.        ¿Cuando? Día tras día
B.         ¿Haciendo que? Partiendo el pan
C.        ¿Donde? Casa por casa
D.        ¿Como?  Con alegría y sencillez de corazón

       III.      Principio # 3: Unánimes en el Agradeciendo de Dios
Hechos 4:24 Cuando ellos lo oyeron, de un solo ánimo alzaron sus voces a Dios y dijeron: "Soberano, tú eres el que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay,
  • Como Iglesia vamos juntos y todos pasamos por las mismas pruebas
  • “tus triunfos son mis triunfos, y tus fracasos son mis fracasos.”
  • Cuando Dios nos libera de tales pruebas, juntos hemos de ser agradecidos a Dios 
       IV.      Principio #4: Unánimes en la obra

A.    Unánimes en la Obra Misionera
Hechos 15:25 de común acuerdo nos ha parecido bien elegir unos hombres y enviarlos a vosotros con nuestros amados Bernabé y Pablo 
B.     Unánimes en la Obra de los Milagros
Hechos 5:12 Por las manos de los apóstoles se hacían muchos milagros y prodigios entre el pueblo, y estaban todos de un solo ánimo en el pórtico de Salomón.
Romanos 15:5 Y el Dios de la perseverancia y de la exhortación os conceda que tengáis el mismo sentir los unos por los otros, según Cristo Jesús; 6 para que unánimes y a una sola voz glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.