Las Cuatro experiencias con el agua de vida

Pasaje Bíblico: Juan 7:37-38 

—Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su interior. Jn. 7:37-38 

I.     La experiencia de la sed espiritual, v37a; “37 Pero en el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso de pie y alzó la voz diciendo: —Si alguno tiene sed,
1.    La vida cristiana es hermosa cuando hemos tenido sed espiritual. Nadie podrá jamás hablar del agua de vida si no ha sido saciado primero... Con esto queremos decir no medio saciado, sino completo. Cristo es el agua de vida que sacia toda nuestra sed espiritual. Muchos llamados cristianos están constantemente buscando y saltando de fe en fe, de iglesia en iglesia, de movimientos en movimientos porque nunca han tomado verdaderamente el agua de vida.
 
2.    Sin la experiencia de la sed no se valora el agua divina: Salmo 42:1-2; Salmo 63:1
·         Salmo 42 1  Como ansía el venado las corrientes de las aguas,
así te ansía a ti, oh Dios, el alma mía.
2 Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo.
·         Salmo 63 (Salmo de David, compuesto cuando estaba en el desierto de Judá )
1  ¡Oh Dios, tú eres mi Dios!
Con diligencia te he buscado;
mi alma tiene sed de ti.
Mi cuerpo  te anhela
en tierra árida y sedienta, carente de agua
3.    (Al Final de este pasaje, como veremos más adelante, Juan nos dice que Jesus se refería al Espíritu Santo, lo cual nos lleva a meditar que el Espíritu de Dios es El río de la promesa el cual es un manantial de vida eterna. Un manantial desde el cual emana el agua que nunca se acaba…)

II.    La experiencia de ir a la fuente de vida y beber, v37b, “venga a mí y beba.”
1.    Esta es la experiencia de la decisión
2.    Cristo es la misma fuente que nos invita
3.    Es necesario responder al llamado de ir a la fuente
4.    Es necesario no sólo ir sino que bebamos también
.
III.   La experiencia de creer como nos dice la Palabra de Dios, v38, “… El que cree en mí, como dice la Escritura, …”
1.    La experiencia racional La cual tiene que ver con Juan tiene que ver con la decisión que haya dominado a la persona que busca a CRISTO...
2.    Cuando no creemos como nos dice las escrituras contaminamos el río que fluye de nosotros y dañamos a otros. ¿Y qué creer sobre Jesús? - Las escrituras enseñan que Jesús es (1) el Mesías prometido, (2) El profeta, (3) El Rey de Israel; y (4) El verdadero sumo sacerdote

IV.  La experiencia del fluir del agua de vida, v38c, “…ríos de agua viva correrán de su interior. 39 Esto dijo acerca del Espíritu que habían de recibir los que creyeran en él, pues todavía no había sido dado  el Espíritu,  porque Jesús aún no había sido glorificado
1.    Aquí hay una promesa llamada agua de vida. Es un agua que produce vida...
2.    El agua de vida no se estanca…
3.    El río de La promesa se llena del manantial de Cristo…
4.    El agua del río fluye no se estanca…
5.    Correrán ríos de agua viva porque hemos tomado mucha y nos mantenemos en el tomando…
6.    Esa fuente de agua es el mismo Espíritu de Dios quien hace que nosotros seamos de bendición a otros, 39 Esto dijo acerca del Espíritu que habían de recibir los que creyeran en él, pues todavía no había sido dado  el Espíritu,  porque Jesús aún no había sido glorificado


Conclusión: No podemos detener el agua y dejar que salga para que sea de bendición para otros...