El Niño Guía y Pastor


 “…de ti saldrá un guiador, Que apacentará a mi pueblo Israel.” Mateo 2:6   


En las épocas antiguas, antes de Cristo, era común escuchar que a los reyes se les llamara guías y pastores como un atributo del poder y control que ellos tenían sobre las personas.  Los historiadores y arqueólogos han encontrado también que era muy común esta designación sobre todo en Egipto, Babilonia y Asiria.  Igualmente, en la mitología de varias culturas antiguas se ha encontrado que se les llamaban pastores a varios dioses.  Sin embargo, todos esos pastores no eran más que hombres o creaciones de la imaginación cuando estos eran personajes mitológicos. 
            Con nuestro dulce niño del pesebre no es así.  La promesa referente a ese niño del pesebre era que el sería un guiador, palabra que también en los tiempos antiguos se utilizaba para referirse a los gobernadores militares. ¡Qué hermosas y poderosas palabras para describir al niño Jesús! Estos términos nos aseguran que nuestro hermoso niño del pesebre es nuestro protector y guía militar. ¡Con razón ningún imperio de ese mundo prevalece contra él! 

Pero la promesa se extiende aún más cuando leemos también que nuestro guía es el que nos apacienta. En otras palabras, el niño de las navidades, era el pastor esperado que apacentaría a la nación de Israel. Pero para nosotros, ¿Significa este niño el guía militar que nos protege y el pastor que nos apacienta? Quiera Dios en estas navidades experimentemos esta hermosa promesa antigua que en el niño del pesebre se hizo una realidad, nuestro guía y nuestro pastor. ¡Feliz Navidad!

¡Amén! (Por el Pastor ICC)