…el Hijo del hombre, que no vino para ser servido, sino para servir…” Mt. 20: 28  

El servicio es una parte esencial del cristianismo.  Es muy interesante ver como existe un movimiento en las iglesias de hoy donde tal pareciera que todo gira sobre el tema de liderazgo. Sin embargo, la historia de los grandes hombres y mujeres que Dios ha utilizado para el avance de su reino han sido verdaderamente útiles cuando estos han sido siervos. Pete Fleming, uno de los cinco misioneros asesinados por los Aucas escribió en su diario, “Dios no está tratando de entrenar lideres sino siervos.”
Nosotros los cristianos tenemos a Cristo como el ejemplo más hermoso de servicio; sin embargo, ¿Le queremos verdaderamente imitar? Juan describe como el Señor le lavó y secó los pies a sus discípulos (Jn.13:5). ¿Quiénes somos nosotros para no servir, si nuestro Señor no vino para ser servido, sino para servir? ¡Quiera Dios que nuestras vidas reflejen al maestro en su manera de servir! - ¡Amén!
(Por el Pastor Israel)