La libertad que Cristo da es muy peligrosa


Actuad como libres, y no como los que hacen de la libertad un pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios. 1 Pedro 2:16/RVA 
Cristo, hablando de el mismo, dijo en una ocasión, “si el Hijo os hace libres, seréis verdaderamente libres (Jn. 8:36).”  Con Su muerte en la cruz, lo cumplió porque nos libertó de la condenación eterna y de las garras del mundo de las tinieblas.  Sin embargo, nosotros buscamos siempre la manera de  esclavizarnos otra vez.
            Sin duda alguna hay algo en nuestra genética humana que nos lleva a tropezar con la misma piedra una y otra vez.  Nosotros, aunque somos libres del pecado, somos presas fáciles del que un día nos tuvo esclavizados.   Dios sabe esto y por tal motivo nos exhorta en su palabra para que actuemos como libres. 
Como Dios sabe que nosotros somos presas fáciles de la tentación, la manipulación del pecado y de aquellos que  en sus mentes corruptas y carnales nos rodean, El nos advierte en su palabra, ‘Actuad como libres.’  Una vez libres por Cristo, Satanás buscará la manera de atarnos con algún pecado.  ¿Creéis que al ser libres no caeremos en pecado otra vez?  Malas noticias, la libertad de Cristo, aunque es real; no nos ha librado de seguir deseando el pecado.  Si, es verdad que nuestra salvación es segura y que no se pierde; pero nosotros podemos caer en la  tentación de confiarnos en esta libertad y ser atrapados por las fuerzas del maligno y de nuestras concupiscencias.  Una de las peores trampas es pensar que podemos coquetear con el pecado porque somos libres.  Es por esto que deberíamos recordar que en la libertad que recibimos en Cristo, fuimos también declarados sus siervos.  Y ser siervos de Cristo es sinónimos de ser Sus esclavos.  ¡Cuidado! El nos ha hecho libres, y podemos pensar que somos libres de todo.  ¿Sabes algo? No somos libres de Cristo, somos Sus siervos y esclavos.  En otras palabras, actuar como libres es actuar como esclavos de  Cristo.
¡Amén!
Pastor IC

Comentarios