Un Triple Principio que Revolucionaria al Pueblo de Dios

24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras, 25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día p se acerca. Hebreos 10:24-25
Introducción:
Quiero compartir un pasaje que aunque yo lo he estado viendo desde una perspectiva pastoral pues creo que es necesario que lo predique para todos ya que todos de una u otra manera ignoramos el valor de estimularnos y exhortanos los unos a los otros…
Los que han tenido el hermoso privilegio de estar en iglesias pequeñas conocen el valor de las palabras de estimulo…Los que han estado en iglesias grandes, diríamos de 100 personas o mas pues probablemente no están muy acostumbrados a que se les acerque alguien y les dé palabras de estimulo y aliento.  Al contrario, tal preciara, y por favor perdonarme si presento un cristianismo pesimista, pero creo que las gente se alegran cuando le pasas algo malo a alguien…
Yo quisiera en esta mañana estimularles y retarles a que practiquen lo que yo considero un triple principio que pudiera revolucionar al pueblo de Dios contemporáneo.  Creo que si nos consideramos unos a los otros, nos congregamos los unos con los otros como pueblo de Dios que somos, y nos damos palabras de estimulo constantemente; pues el pueblo de Dios experimentará lo que es verdaderamente una vida de poder y guiada por el Espíritu.

I.                   El Principio de la ‘consideración.’ Hb. 10:24
1.      La consideración es con todos
Nuesro pasaje nos dice en Hebreos 10:4, “Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras,”  lo cual es nuestro primer principio para revolucionar la vida cristiana.  
La fe cristiana es la religión de la más alta ética que jamás ha existido.  Nosotros los creyentes en Cristo estamos hechos para considerarnos los unos a los otros.  Esto es mirar con diligencia sobre los demás pero con preocupación para ver si hay alguna necesidad, algún problema en el cual podemos ayudar ect… Me llama la atención que esta es la misma palabra griega que aparece en Hebreos 3:1 cuando dice, Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad a Jesús, el apóstol y sumo sacerdote de nuestra confesión.” Yo considero que muchos de los problemas que pasan en el mundo contemporáneo es que no hay consideración por nadie.  Sería bueno comenzar por considerar a Jesús. Hay mucho egoísmo entre los humanos.  De hecho, en países como este de los Estados Unidos, donde hay tanta competencia, hay un egocentrismo tan grande que no nos detenemos a considerar los problemas ajenos. El hecho de que este pasaje esté en las escrituras es muy importante porque nuestro Dios sabe que nosotros tendemos a considerar según nos convenga a los demás.  O sea, si nos conviene nos fijamos y consideramos a los que tienen problemas y necesidades.  De lo contrario, no nos importa.  Lo que ha pasado es que en las iglesias hay entonces una hipocresía donde el Diablo se da todo el gusto del mundo.
Nosotros los humanos discriminamos y sabemos que tendemos a acercarnos para ayudar a aquellos que normalmente pertenecen al perfil que nosotros tenemos diseñado.  Entre nosotros los latinos, si somos honestos, veremos que esto es común.  Vemos que tendemos a ayudar más a aquellos que pertenecen a nuestro grupo étnico… (ejemplo: cubanos a cubanos, puetoriquenos a puertorriqueños, mejicanos a mejicanos ect…) pero Dios quien sabe mucho nos dejo en su palabra que la consideración es un asunto que no permite acepción de personas… La palabra nos dice bien claro “unos a otros…”
Quiero decirles algo más profundo, esta palabra considerar significa fijarse.  Es la misma palabra que utilizo el apóstol Pedro cuando tuvo la visión en la ciudad de Jope que aparece en Hechos 11:6 cuando dice, “Cuando fijé la vista en él, observé y vi cuadrúpedos de la tierra, fieras y reptiles, y aves del cielo.” ¿Qué pasaje tan poderoso? ¿Conoce usted el mensaje de esta historia?  Simiplemente Dios quiere que no hagamos acepción de personas.  De hecho esta la famosa frase de nuestro Dios en el verso 9, "Lo que Dios ha purificado no lo tengas tú por común."  ¿Consideras usted a todos por igual o vives un cristianismo donde haces preferencia entre los hermanos en Cristo?  Nuestro testo nos dice, que la consideración es con todos.
2.      La consideración tiene el objetivo de estimular al amor
Hermanos que están aquí en esta mañana, fíjense bien, observen bien, el llamado divino demanda de nuestro tiempo para que nos detengamos a mirar, observar, ver, CONSIDERAR quien está a nuestro lado para mostrar el amor de Dios que decimos que está en nosotros.
Nosotros tenemos un solo objetivo cuando nos fijamos en lo que hacen los demás y ese es el mostrar el amor de Dios para con ellos.  Muchos se fijan y ‘consideran’ lo que hacen los demás solo para criticar y para hablar palabras que no edifican al cuerpo de Cristo… Quizás cuando miremos y consideremos a nuestro hermano/na en Cristo alguien descubramos que es alguien que está muy golpeado y herido por la experiencia de la vida… Fíjate bien en todos y estimula al amor… El mundo está necesitado de amor…
3.      La consideración tiene el objetivo de estimular a las buenas obras
Consideremos y fijémonos también para estimular a nuestros hermanos y amigos a que hagan buenas obras. El mundo está cansado y muchos están cansados de ser buenas obras.  Muchos están a nuestro lado locos por tirar la toalla y decir, “no more, Mr. Nice Guy.”  No voy a hacer mas nada por los demás.  ¡Total para que! Nadie agradece, todos son unos malos agradecidos.
Consideremos las palabras de Jesús que nos exhorta a que alumbremos con buenas obras.  Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, de modo que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos (Mt. 5:16) De la misma manera, 1 Peter 2:12 nos exhorta a “Tened una conducta ejemplar entre los gentiles, para que en lo que ellos os calumnian como a malhechores, al ver vuestras buenas obras, glorifiquen a Dios en el día de la visitación.”
El Apóstol Pablo le dice al Pastor Tito que exhorte a que “Y aprendan los nuestros a dedicarse a las buenas obras para los casos de necesidad, con el fin de que no sean sin fruto (Tito 3:14).”
II.                El Principio de la ‘congregación.’
25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre,
1.      El principio de la congregación es una actitud básica para la vida cristiana
Notemos que interesante.  Hay personas aun desde los comienzos de la iglesia cristiana que ya tenían la mala costumbre de no congregarse…. Y esto no se refiere a alguien que falta uno, dos, quizás tres domingos por cuestiones personales, familia, enfermedades, vacaciones ect… Estamos hablando de personas que simplemente tienen la costumbre de no ir a la iglesia… cristianos, creyentes que se ausentan de la iglesia por semanas y semanas, meses tras meses… solo asisten en las actividades especiales… Algunos dicen que aman mucho a la iglesia, lo cual está muy lejos de la verdad.  Yo como pastor digo y predico aunque no guste, que este tipo de hermanos no tienen ningún amor por la iglesia de Cristo.
2.      El principio de la congregación es costumbre de algunos
Recordémosle a aquellos que se ausentan o que nunca van a la iglesia lo que dice Salmos 133: 1 (Canto de ascenso gradual. De David) ¡He aquí, cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos habiten juntos en armonía! 2 Es como el buen aceite sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras. 3 Es como el rocío del Hermón que desciende sobre los montes de Sion; porque allá enviará Jehovah bendición y vida eterna.
            ¡Que interesante! Desde el principio de la palabra, aprendemos que es en la comunión de los hermanos donde estaa la bendición y noten, “vida eterna.”  ¿Han pensado alguna vez en esta expresión?  Ireneo, uno de los famosos padres de la iglesia decía, una frase muy interesante, “No tiene a Dios por padre aquel que no tiene a la iglesia como madre.”  Esta es una frase muy controversial.  Los católicos romanos aman esta expresión.  Nosotros los evangélicos la apreciamos con otra perspectiva.  Es imposible que uno diga que ama a Dios si pasa tanto tiempo sin ver a los hermanos que si se pueden ver…Muchos preguntan, ¿Qué les diré? -- Exhorten a que vengan a adorar juntos; -- Exhorten al compañerismo y Koinonia de la comida; -- exhorten a la oración juntos… simplemente exhorten a que estemos juntos como iglesia…
III.             El Principio de la ‘exhortación.’
sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día p se acerca.
1.      ¿Qué es el principio de la exhortación?
RVA Jude 1:3 Amados, mientras me esforzaba por escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribir para exhortaros a que contendáis eficazmente por la fe que fue entregada una vez a los santos.
2.      La razón más importante para este principio
Hermanos El día del Señor se acerca, ya su venida está a las puertas y es necesario que la iglesia de Cristo practique más que nunca la exhortación….Los tiempos son malos y muchos se desaniman…El Apóstol Pablo y su equipo misionero nos cuenta Lucas 14:21 que iban,   22 confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándolos a que permanecieran en la fe y diciéndoles: «Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.» 23 Constituyeron ancianos m en cada iglesia y, después de orar y de ayunar, los encomendaron al Señor en quien habían creído.
            Hermanos seamos de los que se animan unos a los otros.  La biblia dice, “Por lo cual, animaos los unos a los otros y edificaos los unos a los otros, así como ya lo hacéis (1 Tes.5:11).
Conclusión:
            Hermanos y amigos que me escuchan en esta mañana.  Hebreos nos dice antes de los versos que hemos considerado que tenemos la libertad para entrar en el lugar santísimo (v19) y yo creo que si lo hacemos considerándonos unos a otros, congregándonos juntos, y exhortándonos unos a los otros, sobre todo en estos días tan difíciles para la fe; pues veremos entonces la obra del Espíritu de Dios revolucionando nuestros corazones y nuestras iglesias. ¡Amén!

Comentarios