Usted es lo que sus ojos miran

"La lámpara del cuerpo es el ojo. Así que, si tu ojo está sano,
todo tu cuerpo estará lleno de luz.

Mat. 6:22

¿Cómo te sientes? – ¿De verdad, como está tu espíritu hoy? - ¿Sientes que tu alma está apagada y sin luz? ¿Sientes que tu cuerpo espiritual está contaminado y sucio? ¿Sientes que todo alrededor tuyo está apagado y triste? O puede ser que sientas que no hay alegría en tu corazón y que tu espíritu no rebosa de júbilo; y aún peor, tu fe flaquea porque sientes que tu mente se ensucia con las impurezas de esta vida que enferman nuestros ojos; entonces, permítame exhortarle con este pasaje del maestro.

Primeramente, considera la sabiduría del maestro cuando nos dice que la lámpara del cuerpo es el ojo. Muchos creyentes olvidan, que en gran medida, la vida está definida por lo que nuestros ojos ven. Si lo que vemos es pecado, angustia, dolor, malas noticias en la televisión, novelas corruptas que tuercen los valores familiares, leemos libros que no edifican, miramos revistas sucias, y nos conectamos al internet para ver corrupción; pues no podemos esperar otra cosa que vidas enfermas y contaminadas.

En segundo lugar, consideremos que si nuestros ojos están sanos; o sea, mirando lo bueno, lo amable, lo dulce, lo agradable; en otras palabras, todo lo que nos puede enseñar a caminar como Cristo. Si nuestros ojos se dedican a mirar aquello que levanta nuestras vidas del fango y del lodo; definitivamente, tendremos entonces cuerpos sanos y llenos de luz. Por cierto, nada limpiaría mas nuestro ojo que mantenerlos enfocado en Jesús y en la palabra escrita, la Biblia. Tal actitud, mantendrá nuestros cuerpos llenos de luz. Con razón, el antiguo salmo nos dice, “lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino (Salmos 119:105).”

El maestro quiere cuerpos llenos de luz que alumbren en este mundo oscuro; ¿Pero como iluminaremos si la luz que nos alumbra, nuestro ojo, no se alimenta de lo sano ¡Cuidemos lo que miran nuestros ojos! -¡Amén!

Pastor Israel Cordovés, Jr.

Comentarios